Top 15 de la Oncología Radioterápica en España en 2020

Aunque no haya sido 2020 el mejor año de lo que llevamos de siglo, con mucho para recordar, y muchos a quién recordar, con mucho para no olvidar y tener siempre presente, llega el momento de echar la vista atrás, aunque sea sólo un instante, para conocer y reconocer como se merecen, las aportaciones que los oncólogos radioterápicos españoles hemos hecho en este pandémico 2020.

Y, como cada año sin que resulte nunca gratuito, recordar a los lectores interesados que no es la intención de esta entrada, ni lo ha sido nunca (ni la de su autor), revisar todo tipo de publicaciones aparecidas en revistas, libros o similares, todo tipo de ponencias y comunicaciones en cursos, jornadas, seminarios o reuniones, ¡qué las hay y muchas!, sino que tan solo se busca reflejar la producción científica de los oncólogos radioterápicos españoles empleando para ello, aunque no exclusivamente, publicaciones incluidas en una base de datos de reconocido prestigio como PubMed – y en las revistas incluidas en la misma –  por lo que es posible que publicaciones no incluidas en este índice concreto no hayan sido recogidas. Aun así, y asumiendo éstas posibles pérdidas, PubMed es una herramienta tremendamente útil para formar una imagen aproximada de la situación real en un momento dado. Además, permite aplicar los mismos criterios de búsqueda para la identificación de publicaciones a otros países y comparar nuestra producción científica con los de nuestro entorno, nuestras características y nuestro desarrollo y evaluar el posicionamiento de la Oncología Radioterápica española, al menos en lo tocante a su producción literaria, en el contexto de nuestros vecinos europeo con los que tanto compartimos.

Por último, pero no por ello menos importante, reiterar que tras intentar recoger todos los artículos que los oncólogos radioterápicos españoles hemos publicado en este pasado 2020, la selección y gradación final de los 15 artículos más relevantes es absolutamente subjetiva, guiada exclusivamente por el criterio particular del autor de la entrada. Ni el tamaño del estudio, ni el prestigio en forma de factor de impacto de la publicación que aloja el trabajo, ni la autoría intelectual del mismo han sido condicionantes empleados para elaborar esta lista y no es su objetivo – ni primario ni secundario – establecer clasificación competitiva alguna más allá de lo compleja y retorcida que pueda parecer en ocasiones la particular opinión de quién elabora anualmente esta entrada.

En el año 2020 los Oncólogos Radioterápicos españoles cuentan con un total de 223 referencias en PubMed entre artículos originales, artículos de revisión y cartas al editor. El listado completo puede consultarse pinchando sobre este enlace.

Este número de publicaciones es superior a todas las registradas en los años previos. Al menos, a las registradas desde el año 2013 en que comenzó a publicarse esta entrada en El Lanzallamas. Sin duda, una buena noticia y motivos de satisfacción para todos. Sin embargo, esta aparentemente mejoría no hace sino disimular la cruda realidad. Un sistema de salud como el español, centrado exclusivamente, o casi exclusivamente, en la asistencia clínica, despreciando la investigación y docencia como pilares fundamentales de la labor médica; el secular desprecio a la meritocracia de las instituciones españolas, especialmente públicas, que se traduce en el pobre reconocimiento de la labor investigadora publicada como motor de crecimiento y desarrollo profesional; la ausencia de financiación que hace muy difícil poder plantear estudios ambiciosos; los costes cada vez mayores que exigen las revistas, que han convertido la publicación de trabajos para el oncólogo médico no sólo en un esfuerzo personal en dedicación y horas de trabajo, sino también en un coste económico para el que, en demasiadas ocasiones,  es complicado encontrar solución más allá del bolsillo particular de los investigadores, hacen que, lejos de acercarnos a la producción científica de los países de nuestro entorno y hacia la que debiéramos tender – por población, PIB, profesionalización de la Sanidad, etc. – la brecha con respecto a ellos aumenta año tras año. Algo que explica bastante bien por qué España no figura habitualmente entre los países que lideran la producción científica mundial.

Sí, hemos publicado más en 2020, pero también lo han hecho en el resto de países de la UE, y en demasiados casos en un porcentaje mayor al nuestro. Por una parte, el aumento del número de revistas incluidas en estas bases de datos y repositorios y por otro lado, un año atípico como el pasado 2020, marcado por la pandemia COVID-19 que ha obligado a largos confinamientos y a reducir muchas otras actividades y dado que la producción científica del oncológo radioterápico patrio está ligada estrechamente al aprovechamiento de sus momentos de ocio extra-hospitalarios para intentar plasmar en artículos sus experiencias, son dos factores que indudablemente han contribuido también a este aumento de publicaciones. Con todo, vaya desde aquí el reconocimiento y homenaje a todos los oncólogos radioterápicos españoles que, además de su dedicación asistencial, encuentran tiempo, ganas y valor para dedicar parte de su esfuerzo a difundir y publicar su trabajo contribuyendo al avance de la Medicina en global y de la Radioterapia en particular.

En este pasado 2020 las áreas de interés donde se concentran la mayoría de las publicaciones de autores españoles han sido los tumores de tracto digestivo y de próstata en primer lugar, seguidos, a distancia, por  los de tumores de mama, ginecológico y pulmón.

De especial interés ha sido en 2020 la cantidad de publicaciones centradas en la pandemia por COVID-19, representando un 9% del total de referencias, y al mismo nivel que las dedicadas al cáncer de mama. Hemos publicado tanto trabajos que recogen la utilidad de la radioterapia pulmonar a bajas dosis en la neumonía por COVID-19, con resultados clínicos ya publicados y muy prometedores, como artículos sobre la adaptación de la radioterapia de distintas localizaciones a la actual pandemia y de los oncólogos radioterápicos a todos los cambios que han venido asociados. Todos estos artículos, que merecen especial reconocimiento, pueden consultarse aquí:

Pero más allá del COVD-19, las siguientes 15 publicaciones son, en orden creciente de importancia, las que a mi juicio mayor impacto han tenido en este pasado año 2020. Como ha quedado previamente dicho, se trata una apreciación subjetiva y se podrá echar en falta algún artículo concreto o cuestionar el orden y gradación establecidos, pero la mayoría de los artículos mencionados merecen estarlo y son un fiel reflejo de la actividad científica de la Oncología Radioterápica en España.

15. Griñán-Lisón C, Olivares-Urbano MA, Jiménez G, López-Ruiz E, Del Val C, Morata-Tarifa C, Entrena JM, González-Ramírez AR, Boulaiz H, Zurita Herrera M, Núñez MI, Marchal JA. miRNAs as radio-response biomarkers for breast cancer stem cells. Mol Oncol. 2020 Mar;14(3):556-570. doi: 10.1002/1878-0261.12635.

El creciente interés en el empleo de la llamada “biopsia líquida” como medio para evaluar respuesta a los tratamientos anticancerosos es una realidad que, poco a poco, va ganando terreno e imponiendo su utilidad, aunque aun es una técnica muy preliminar especialmente en lo que compete a la evaluación de respuestas y eficacias de la radioterapia antitumoral. En el cáncer de mama, la persistencia tras los tratamientos de “cáncer stem-cells” (células madre cancerosas) se ha relacionado con mayor riesgo de recaídas, metástasis y radiorresistencia. Algunos micro RNS (miARN) están involucrados en la respuesta celular a la radiación ionizante. Los autores estudian el efecto de la radiación ionizante sobre la expresión de miRNA en relación con distintos subtipos moleculares del cáncer de mama. El objetivo es poder obtener una posible firma de miRNA mediante biopsia líquida en pacientes que reciban radioterapia por cáncer de mama que permitiera en un futuro individualizar dosis y esquemas más apropiados ty eficaces para cada mujer.  Los resultados de éste estudio respaldan cómo los miRNA relacionados con subpoblaciones de cáncer de mama podrían proporcionar un método útil para predecir y monitorizar la respuesta tumoral a la radioterapia según el subtipo molecular de BC.

14. Cambra MJ, Moreno F, Sanz X, Anglada L, Mollà M, Reyes V, Arenas M, Pedro A, Ballester R, García V, Casals J, Cusidó M, Jimenez C, Escribà JM, Macià M, Solé JM, Arcusa A, Seguí MA, Gonzalez S, Farrús B, Biete A. Role of boost radiotherapy for local control of pure ductal carcinoma in situ after breast-conserving surgery: a multicenter, retrospective study of 622 patients. Clin Transl Oncol. 2020 May;22(5):670-680. doi: 10.1007/s12094-019-02168-x.

Pese a la evidencia existente acerca del beneficio y mejora en el control local y reducción del riesgo de recaída de la sobredosificación (“boost”) del lecho tumoral durante la radioterapia del cáncer de mama, beneficio que se extiende a todas las mujeres con independencia de sus características o edad, aún existe una falta de unanimidad entre a comunidad de oncólogos radioterápicos para asumir su necesidad. Los autores de este trabajo realizan un análisis retrospectivo multicéntrico acerca de la utilidad del boost en 622 pacientes con carcinoma intraductal de mama.  Con una mediana de seguimiento de casi 9 años, los autores observaron que la administración de un boost no disminuyó de manera general, el riesgo de recaída local, aunque la administración de boost con dosis superiores a 16 Gy sí que mostro reducción del riesgo de recaída. Quizás la respuesta esté en la dosis…

13. García-Anaya MJ, Ordoñez R, Toledo MD, Correa RC, Otero A, Román A, García-Ríos I, Medina JA, Gómez-Millán J. Importance of dose in palliative treatment for incurable head and neck cancer with radiotherapy. Head Neck. 2020 Dec 15. doi: 10.1002/hed.26555.

Además de la bien conocida eficacia de la radioterapia como tratamiento curativo del cáncer de cabeza y cuello, un aspecto enormemente relevante es su utilidad como tratamiento paliativo en pacientes con tumores muy avanzados o metastásicos, no susceptibles de tratamiento curativo pero en los que conseguir una adecuada paliación que redunde en una mejora de la calidad de vida debe ser un objetivo prioritario.  Aunque en estos pacientes se ha considerado muchas veces la quimioterapia sistémica como el tratamiento de elección, en pacientes frágiles que no son candidatos a quimioterapia, o en aquellos que presentan progresión locorregional después de la quimioterapia, la radioterapia paliativa puede y debe ser considerada. Los autores reportan su experiencia en 106 pacientes considerados incurables que fueron tratados con 2 esquemas hipofraccionados y acortados de radioterapia  administrando dosis de 30-36 Gy en 5-6 fracciones durante 2-3 semanas. Los autores observaron que el 90% de los pacientes completaron el tratamiento prescrito y que con una mediana de seguimiento de 6,92 meses, el 79,2% de los pacientes experimentó paliación clínica e, interesantemente, que ésta se correlacionó con la dosis de radioterapia (P = 0,05). Los autores concluyen que esquemas acortados de radioterapia pueden ser útiles para la paliación y que es necesario plantear posteriores estudios intentando aumentar la dosis administrada habida cuenta de la relación directa existente entre dosis y paliación.

12. García-Consuegra A, Gimeno Morales M, Cambeiro M, Tagliaferri L, Kovacs G, Van Limbergen E, Ramos LI, Manuel Arnaiz J, Alcalde J, Lecanda F, Martinez-Monge R. Dose volume histogram constraints in patients with head and neck cancer treated with surgery and adjuvant HDR brachytherapy: A proposal of the head and neck and skin GEC ESTRO Working group. Radiother Oncol. 2020 Sep 15;154:128-134. doi: 10.1016/j.radonc.2020.09.015.

Los avances y desarrollo de los últimos lustros, incluyendo técnicas de IMRT/VMAT/IGRT, así como la mejoría en la definición de volúmenes empleando imágenes de PET con TC o RM, junto con la complejidad técnica y dedicación que conlleva han hecho que la braquiterapia de los tumores de cabeza y cuello haya ido perdiendo terreno frente a la pujanza de otras modalidades. Sin embargo, en nuestro país contamos con centros con gran experiencia que continúan marcando las pautas en este terreno. Los autores de este trabajo se han centrado en analizar un área gris existente en la braquiterapia de cabeza y cuello como es la definición de límites y restricciones de dosis adecuadas para minimizar el riesgo de complicaciones en estos tratamientos, especialmente con respecto a la osteonecrosis de mandíbula o la necrosis de tejidos blandos. A partir del análisis de su experiencia en 227 pacientes con diagnóstico de tumores del área ORL tratados con cirugía y braquiterapia exclusiva o adyuvante a radioterapia externa entre los años 2000-2018 los autores han sido capaces de establecer, en casos previamente no irradiados, una correlación directa entre el tamaño del CTV y la probabilidad de necrosis de tejidos blandos (p = 0.017) y una tendencia hacia la significancia con la dosis total de EQD2-DVH TV100 (p = 0.06). El riesgo de necrosis de tejidos blandos con CTV <15 cm3 y dosis total de EQD2-DVH TV100 <87 Gy fue del 2%, con un factor presente del 15,7% y con ambos factores el 66,7% (p = 0,001). Del mismo modo, observaron que en pacientes sin irradiación previa, el riesgo de osteonecrosis de mandíbula se correlacionó con la dosis física total a mandíbula/cm3 (p = 0.027). Los pacientes que recibieron dosis físicas totales superiores a 61 Gy tuvieron un riesgo 20 veces mayor de osteonecrosis. Estos datos suponen una ayuda clave para todos aquellos oncólogos radioterápicos interesados en la braquiterapia de tumores de cabeza y cuello.

11. Calvo FA, Chera BS, Zubizarreta E, Scalliet P, Prasad RR, Quarneti A, Akbarov K, Abdel-Wahab M. The role of the radiation oncologist in quality and patient safety: A proposal of indicators and metrics. Crit Rev Oncol Hematol. 2020 Oct;154:103045. doi: 10.1016/j.critrevonc.2020.103045.

Un aspecto fundamental que atañe al empleo de las radiaciones ionizantes contra el cáncer es asegurar la calidad y seguridad de los tratamientos en todas las circunstancias y localizacio0nes. Los autores de este interesante artículo pretenden analizar y establecer el papel de los oncólogos radioterápicos la gestión de ambas áreas, estableciendo una serie de recomendaciones sobre aspectos de garantía de calidad, control, indicadores y medidas de seguridad que son responsabilidad del oncólogo radioterápico, desde una perspectiva de multidisciplinariedad y trabajo en equipo. La intención de los autores es que este trabajo sea “transversal” y aplicable a la en cualquier entorno de práctica clínica. Como recalcan los autores, “el oncólogo radioterapeuta no es un solista, sino un miembro de un equipo más amplio que espera que cumpla su función específica en coordinación con otros miembros del equipo”. La conclusión y recomendación final de los autores resalta que la adquisición de competencias en materia de calidad y seguridad debe incorporarse a la formación de los futuros oncólogos y que debe entenderse desde el inicio de la formación que la práctica eficaz no es posible sin una práctica segura

10. Guinot JL, Gonzalez-Perez V, Meszaros N, Major T, Najjari-Jamal D, Gutierrez-Miguelez C, Santos MA, Smanyko V, Laplana M, Polgar C; GEC-ESTRO Breast Working Group2. Very accelerated partial breast irradiation Phase I-II multicenter trial (VAPBI): Feasibility and early results. Brachytherapy. 2020 Nov 19:S1538-4721(20)30229-4. doi: 10.1016/j.brachy.2020.10.010.

La irrupción de esquemas acortados de radioterapia sobre toda la mama en tan solo una semana, que amenaza con reemplazar el esquema estándar de 3 semanas en breve plazo puede conllevar que los esquemas de irradiación parcial de la mama con una duración habitualmente de 5 días con radioterapia externa o braquiterapia, con la salvedad de la irradiación parcial intraoperatoria durante el acto quirúrgico, estén llamados a desaparecer o, en su defecto, quedar limitados a un número muy circunscrito de indicaciones. Es por ello que estudios como este, que proponen emplear esquemas de irradiación parcial con braquiterapia en 2-3 días, acortando en más de un 50% la duración tradicional de la irradiación parcial, despierten interés y pueden ser una manera de garantizar cierta supervivencia de esta modalidad de tratamiento. Los autores presentan los resultados observados en 81 mujeres con tumores de mama T1-2N0 de bajo riesgo empleando braquiterapia de alta tasa de dosis, bien 4 fracciones de 6,25 Gy en 2-3 días o 3 fracciones de 7,45 Gy en 2 días. Con una mediana de seguimiento de 20 meses (rango 8-35), no se produjo ninguna recaída. El resultado cosmético fue bueno / excelente en el 97,5% y regular en el 2,5%. Aunque el seguimiento es aún corto, los resultados son prometedores y podría convertirse en una opción atractiva en aquellas pacientes en las que se opte por la irradiación parcial frente a esquemas hipofraccionados en toda la mama durante 5 días.

9. Rodriguez-Ruiz ME, Yamazaki T, Buqué A, Bloy N, Silva VAO, Stafford L, Sato A, Galluzzi L. Monitoring abscopal responses to radiation in mice. Methods Enzymol. 2020;635:111-125. doi: 10.1016/bs.mie.2019.04.014

La radioterapia focal tiene el potencial de generar respuestas inmunitarias sistémicas dirigidas a los tumores tan potentes como para erradicar lesiones malignas no irradiadas, anatómicamente distantes, un fenómeno comúnmente conocido como “efecto abscopal”. En los pacientes con cáncer, los efectos abscopales genuinos son raros, aunque la reciente introducción de la inmunoterapia frente al cáncer simultáneamente a la radioterapia ha aumentado significativamente su incidencia. La Dra. Rodríguez-Ruíz, probablemente la mayor experta española en el estudio del efecto abscopal en oncología radioterápica, continúa con su apasionante línea de investigación en este nuevo trabajo. La autora y su grupo de trabajo han comprobado la aparición de respuestas abscopales en ratones imunocompetentes con células tumorales de cáncer de mama implantadas destacando la conveniencia de éste enfoque para evaluar la capacidad de distintos esquemas y dosis de irradiación para favorecer las sinergias con inmunoterapia en la inducción de respuestas abscopales evidentes.

8. Lloret-Saez-Bravo M, Giralt-L de Sagredo J, Contreras-Martinez J, Ferrer-Albiach C. SEOR recommendations on the use of protons. Clin Transl Oncol. 2020 Jun;22(6):795-797. doi: 10.1007/s12094-019-02194-9.https://link.springer.com/article/10.1007/s12094-019-02194-9

Más allá de la pandemia por COVID-19 que ha involucrado todos los aspectos de la vida diaria, incluyendo también la investigación y desarrollos en Medicina, el año 2020 se ha caracterizado en nuestro país por el inicio, por fin, de la radioterapia con protones. Dos unidades comenzaron a funcionar y son ya muchos los pacientes que han podido beneficiarse de esta nueva modalidad de irradiación. La Sociedad Española de Oncología Radioterápica ha publicado estas guías y recomendaciones de consenso elaboradas por un nutrido grupo de especialistas sobre las indicaciones más acertadas para maximizar los beneficios de la protonterapia, y que son de obligada lectura para todos aquellos interesados en los últimos avances en Oncología Radioterápica. De acuerdo a las mismas, la SEOR recomienda el tratamiento con protones en:

1. Tumores oculares, incluidos los melanomas oculares.

2. Tumores cerca o en la base del cráneo, incluidos cordoma y condrosarcoma.

3. Tumores primarios o metastásicos en la médula espinal, donde la tolerancia de la médula se puede superar con el tratamiento convencional o en los casos en los que la médula medular ya ha sido irradiada.

4. Tumores sólidos primarios o benignos en la población pediátrica, subsidiarios de tratamiento con intención curativa, principalmente aquellos ubicados en el SNC y / o cerca de órganos de riesgo (médula, corazón, pulmones).

5. Pacientes con síndromes genéticos con alto riesgo de toxicidad.

6. Pacientes que deben recibir reirradiación, en los que la dosis que recibirán las estructuras críticas excede la dosis de tolerancia.

7. Calvo FA, Krengli M, Asencio JM, Serrano J, Poortmans P, Roeder F, Krempien R, Hensley FW. ESTRO IORT Task Force/ACROP recommendations for intraoperative radiation therapy in unresected pancreatic cancer. Radiother Oncol. 2020 Jul;148:57-64. doi: 10.1016/j.radonc.2020.03.040. Fastner G, Gaisberger C, Kaiser J, Scherer P, Ciabattoni A, Petoukhova A, Sperk E, Poortmans P, Calvo FA, Sedlmayer F, Leonardi MC. ESTRO IORT Task Force/ACROP recommendations for intraoperative radiation therapy with electrons (IOERT) in breast cancer. Radiother Oncol. 2020 Aug;149:150-157. doi: 10.1016/j.radonc.2020.04.059. Calvo FA, Asencio JM, Roeder F, Krempien R, Poortmans P, Hensley FW, Krengli M. ESTRO IORT Task Force/ACROP recommendations for intraoperative radiation therapy in borderline-resected pancreatic cancer. Clin Transl Radiat Oncol. 2020 May 15;23:91-99. doi: 10.1016/j.ctro.2020.05.005. Roeder F, Morillo V, Saleh-Ebrahimi L, Calvo FA, Poortmans P, Ferrer Albiach C. Intraoperative radiation therapy (IORT) for soft tissue sarcoma – ESTRO IORT Task Force/ACROP recommendations. Radiother Oncol. 2020 Sep;150:293-302. doi: 10.1016/j.radonc.2020.07.019. Calvo FA, Sole CV, Rutten HJ, Poortmans P, Asencio JM, Serrano J, Aristu J, Roeder F, Dries WJ. ESTRO/ACROP IORT recommendations for intraoperative radiation therapy in primary locally advanced rectal cancer. Clin Transl Radiat Oncol. 2020 Sep 11;25:29-36. doi: 10.1016/j.ctro.2020.09.001.

Si hay un campo dónde la Oncología Radioterápica española ha sido pionera desde los albores de la práctica clínica de la especialidad es en el empleo de la radioterapia intraoperatoria. Desde el ya lejano 1907 en que se publica la primera evidencia de su utilización por Comas y Prio (Comas C., Prio A. Irradiation roentgen intra-abdominale ,après intervention chirurgicale dans un cas de cancer de l’uterus, Congres International d’Electrologie .Imprenta Francesca Badia,Barcelona,pp 5-14, 1907) los oncólogos españoles hemos estado siempre a la vanguardia en lo tocante  a esta técnica. Por ello, no sorprende que en este pasado 2020 cuando se han publicado las recomendaciones de la Sociedad Europea de Radioterapia y Oncología  y el Comité Asesor sobre Práctica de Oncología Radioterápica (ESTRO/ACROP) para radioterapia intraoperatoria, la participación de oncólogos radioterápicos españoles haya sido clave. Estos 5 artículos publicados a lo largo del pasado año recogen recomendaciones acerca de la indicación, técnica, resultados y evaluación de la radioterapia intraoperatoria en cáncer de mama, páncreas, recto y sarcomas de partes blandas.

6. Jablonska PA, Serrano Tejero D, Calvo González A, Gimeno Morales M, Arbea Moreno L, Moreno-Jiménez M, García-Consuegra A, Martín Pastor SM, Domínguez Echavarri PD, Gil-Bazo I, Ramos García LI, Aristu Mendioroz JJ. Repeated stereotactic radiosurgery for recurrent brain metastases: An effective strategy to control intracranial oligometastatic disease. Crit Rev Oncol Hematol. 2020 Sep;153:103028. doi: 10.1016/j.critrevonc.2020.103028

La aparición de metástasis cerebrales supone un empeoramiento del pronóstico parta la mayoría de tumores pese a los tratamientos locales dirigidos a las mismas. No obstante, los avances en el tratamiento de la enfermedad diseminada hace que muchos pacientes presenten supervivencias más largas y, con cierta frecuencia, reaparición o progresión de la enfermedad metastásica cerebral. La radioterapia es un tratamiento de primera línea en las metástasis cerebrales. Sin embargo, su papel en las metástasis cerebrales recidivantes está menos definido. Los autores presentan y analizan su experiencia en la reirradiación de 33 pacientes con 112 metástasis cerebrales tras una radioterapia primaria de las mismas empleado tanto radiocirugía como radioterapia esterotáxica fraccionada de rescate. Al cabo de un año, el 72% de los pacientes estaban libres de recidiva mientras que observaron progresión local en 11 metástasis cerebrales (9,8%). La supervivencia global a 2 años fue del 37,7%. No se observó ningún aumento en la toxicidad neurológica ni casos de muerte relacionada con ella. La conclusión de los autores es que la reirradición cerebral con técnicas avanzadas es posible en pacientes seleccionados logrando aceptables tasas de control intracraneal y bajo riesgo de toxicidad neurológica.

5. Bertolet A, Wals A, Miras H, Macías J. Organic generation of real-world real-time data for clinical evidence in radiation oncology. Int J Med Inform. 2020 Dec;144:104301. doi: 10.1016/j.ijmedinf.2020.104301.

La importancia de generar datos, y las posibilidades que el manejo que de ellos puede proporcionar, es una realidad innegable. Y la Oncología Radioterápica no debe ser ajena a ello. El análisis de grandes bases de datos, la explotación de lo que se ha dado en llamar Big-Data, es una herramienta imprescindible actualmente en todos los ámbitos de la sociedad. También en Medicina. Y también en Oncología Radioterápica. Desgraciadamente, en nuestro país y salvo intentos como la base de datos RENORT, estamos aún lejos de la cabeza en la generación y explotación de nuestros datos. Resulta llamativo que una especialidad médica como la Oncología Radioterápica, que genera ingentes cantidades de datos en todos los pasos de su proceso, sea hasta la fecha incapaz de articular las herramientas precisas para poder obtener réditos de los mismos. Los autores de este excelente trabajo presentan  un sistema destinado a producir automáticamente datos estructurados en radioterapia para: (i) relacionar los resultados clínicos con cualquier variable; y (ii) optimizar recursos y procedimientos, mediante el diseño de un flujo de trabajo detallado a través de 4 elementos: (a) listas de tareas que debe realizar el personal; (b) formularios para completar en cada paso del flujo de trabajo; (c) generación de informes; y (d) un sistema para activar nuevas tareas, formularios o informes cuando sea necesario, ya sea de forma automática o manual. Utilizando los datos generados por 1184 pacientes atendidos durante 2019 y almacenados en registros electrónicos, los autores presentan resultados de su análisis en cuanto a distribución de tiempos durante el proceso de la radioterapia, esquemas de tratamiento o interrupciones no deseadas durante el mismo. Aunque se trate de u pequeño paso aún, trabajos como este suponen un cambio conceptual hacia un futuro que permita explotar y aprovechas al máximo toda la información, su generación y flujo, que es capaz de producir un Servicio de Oncología Radioterápica.

4. González-San Segundo C, Gómez-Iturriaga A, Couñago F. Are all prostate cancer patients “fit” for salvage radiotherapy? World J Clin Oncol. 2020 Jan 24;11(1):1-10. doi: 10.5306/wjco.v11.i1.1.

El aumento en la realización de prostatectomías radicales en los últimos años, particularmente en pacientes con tumores de alto riesgo, está suponiendo también un aumento en los pacientes derivados tras cirugía a los servicios de Oncología Radioterápica. Si bien existen indicaciones aceptadas para  la realización de radioterapia adyuvante, la indicación de radioterapia de rescate precoz tras fracaso bioquímico está menos claramente definida. Los autores proponen en este artículo de imprescindible lectura y estudio recomendaciones  para guiar no sólo la radioterapia de rescate en la recidiva bioquímica, sino también para el empleo de tratamientos hormonales simultáneos, basadas en el análisis de factores clínico, terapéuticos y relacionados con el tumor y con algoritmos claros, sencillos y completos que suponen una innegable ayuda en la práctica clínica diaria. Especialmente importante es la aportación para la identificación previa de aquellos pacientes cuyo estado general o comorbilidades hacen suponer un escaso beneficio de la radioterapia.

3. Macias VA, Barrera-Mellado I. Ultra-hypofractionated radiation therapy for unfavourable intermediate-risk and high-risk prostate cancer is safe and effective: 5-year outcomes of a phase II trial. BJU Int. 2020 Feb;125(2):215-225. doi: 10.1111/bju.14925.

Los esquemas hipofraccionados se han erigido como el estándar de la radioterapia del cáncer de próstata desde hace ya algún tiempo. En un intento de optimizar más los tratamientos, mejorando resultados clínicos y calidad de vida de los pacientes, el empleo de esquemas ultra-hipofraccionados como la SBRT suponen una alternativa enormemente atractiva que ya se considera una opción razonable para el tratamiento del cáncer de próstata de bajo riesgo. Sin embargo, la experiencia en pacientes con tumores de riesgo intermedio desfavorable o alto riesgo es aún escasa. Los autores de este trabajo presentan su experiencia empleando radioterapia ultrahipofraccionada en estos últimos grupos, en lo que es una serie pionera en este campo. Un total de 154 pacientes fueron tratados con tomoterapia helicoidal administrando 43,8-45,2 Gy en ocho fracciones durante 3 semanas. Con una mediana de seguimiento de 48 meses, las tasas brutas y actuariales a 5 años de supervivencia libre de recidiva bioquímica fueron del 97,4% y 94,3%, respectivamente. Las cifras correspondientes para los grupos de riesgo intermedio desfavorable y alto riesgo fueron 96,7% y 90%, respectivamente. Para toda la serie, la toxicidad tardía acumulada urinaria / intestinal grado 2+ a 5 años fue del 17,8 / 7,4%. No se observó toxicidad de grado 4-5 y tan solo un paciente experimentó toxicidad tardía de grado 3 (urinaria). La conclusión de los autores es que este esquema en 8 fracciones puede administrarse de forma segura a pacientes con cáncer de próstata de riesgo intermedio desfavorable o alto, si bien es preciso mayor número de estudios ara confirmar estos hallazgos.

2. Montemuiño S, Dios NR, Martín M, Taboada B, Calvo-Crespo P, Samper-Ots MP, López-Guerra JL, López-Mata M, Jové-Teixidó J, Díaz-Díaz V, Ingunza-Barón L, Murcia-Mejía M, Chust M, García-Cañibano T, Couselo ML, Puertas MM, Cerro ED, Moradiellos J, Amor S, Varela A, Thuissard IJ, Sanz-Rosa D, Couñago F. High-dose neoadjuvant chemoradiotherapy versus chemotherapy alone followed by surgery in potentially-resectable stage IIIA-N2 NSCLC. A multi-institutional retrospective study by the Oncologic Group for the Study of Lung Cancer (Spanish Radiation Oncology Society). Rep Pract Oncol Radiother. 2020 May-Jun;25(3):447-455. doi: 10.1016/j.rpor.2020.03.006.

El tratamiento de inducción óptimo en el cáncer de pulmón no célula pequeña (CPCNP) en estadio IIIA-N2 potencialmente resecable sigue sin estar adecuadamente definido. De manera retrospectiva, los autores analizaron los resultados de 99 pacientes con CPNCP cT1-3N2M0 tratados con radioquimioterapia (47,5%) o quimioterapia (52,5%) neoadyuvantes entre 2005 y 2014. Con una mediana de seguimiento de 41 meses, las tasas de reducción del estadio nodal (a N1 / N0) y respuesta patológica completa (pCR; pT0pN0) fueron significativamente más altas en el grupo de radioquimioterapia (89,4% frente a 57,7% y 46,8% frente a 7,7%, respectivamente; p <0,001)). Del mismo modo, las tasas de recidiva locorregional fue significativamente menor en el grupo de radioquimioterapia (8.5% vs 13.5%; p = 0.047) si bien las tasas de recurrencia a distancia y supervivencia global fueron similares en los dos grupos. No se observaron diferencias en la toxicidad de grado ≥3. . Este estudio representa un excelente ejemplo de colaboración entre oncólogos radioterápicos españoles de distintos centros y aunque no se trate de un estudio aleatorizado, es una excelente demostración de los resultados que pueden obtenerse a través de los estudios en grupos cooperativos y una promesa de lo que pueda lograrse con el esfuerzo conjunto en el futuro.

1. Gomez-Iturriaga A, Buchser D, Mayrata E, San Miguel I, Gonzalez A, Suarez F, Martinez-Indart L, Minguez P, Espinosa J, Perez F, Cacicedo J, Casquero F. Pattern of relapse and dosimetric analysis of a single dose 19 Gy HDR-brachytherapy phase II trial. Radiother Oncol. 2020 May;146:16-20. doi: 10.1016/j.radonc.2020.01.025.

Tras haber publicado previamente los resultados de tolerancia del protocolo SINFRAPROST en 44 pacientes con cáncer de próstata de riesgo bajo/intermedio favorable tratados con braquiterapia HDR con una sola fracción de 19-Gy (Gomez-Iturriaga A, et al.  Radiother Oncol. 2018 Feb;126(2):278-282. doi: 10.1016/j.radonc.2017.10.039), los autores publican ahora los resultados clínicos observados tras una mediana de seguimiento de 48 meses. El nadir de PSA se alcanzó a los 24 meses de seguimiento, con una mediana de 1,07 ng / ml. Hasta la fecha de último seguimiento, 14 pacientes (32%) han experimentado fracaso bioquímico. La conclusión de los autores es que 19 Gy en fracción única proporciona tasas insuficientes de control bioquímico y local en pacientes con cáncer de próstata localizado, el patrón de recaída es predominantemente local y por tanto la fracción única de 19 Gy de braquiterapia HDR no debe usarse para tratar el cáncer de próstata de riesgo bajo o intermedio favorable. En mi opinión, éste es el mejor trabajo publicado por un oncólogo radioterápico español en 2020. Por su honradez, por su honestidad brutal, por comunicar resultados que no son los inicialmente deseados, por ser capaz de reconocer que no debe seguirse transitando ese camino. La categoría de experto se alcanza en la ciencia, como dejó dicho Niels Bohr, cuando se ha sido capaz de explorar todos aquellos caminos errados, cegando definitivamente esas vías y siendo capaz de reconocerlo y apostar por caminos distintos para logar un fin. Y eso es lo que sin lugar a dudas están consiguiendo los autores, que son un ejemplo para todos nosotros, y que les hace merecedores, en mi particular visión, de ser reconocidos como el mejor trabajo de 2020. 

“Investigar es ver lo que todo el mundo ha visto, y pensar lo que nadie más ha pensado”

Albert Szent-Györgyi, Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1937, (1893-1986)